Hilal: El Sabor de la Tradición en Cada Gota de Aceite

Hilal: El Sabor de la Tradición en Cada Gota de Aceite

En el corazón de Aimogasta, un pueblo cuyo nombre resuena con siglos de historia y cultura, se encuentra una empresa, con una historia tan rica como el aceite de oliva que produce y, cuyo compromiso con la excelencia y la tradición ha sido su sello distintivo desde su fundación en 1951. Con una modesta tienda de ramos generales en el centro del pueblo como punto de partida, Hilal ha trascendido los años para convertirse en un emblema de la olivicultura riojana.

Una historia de pasión y crecimiento: Fundada por visionarios emprendedores en el año 1951, Hilal comenzó su andar en el rubro comercial, estableciendo una tienda de ramos generales que pronto se convirtió en un punto de encuentro para los habitantes de Aimogasta y sus alrededores. Sin embargo, fue en 1955 cuando uno de los socios, Bahllat Hilal, vislumbró nuevas oportunidades en el horizonte y adquirió un predio en las afueras del pueblo, en el camino hacia Arauco, para incursionar en la explotación agrícola e industrial.

Dos años más tarde, en 1957, Hilal dio sus primeros pasos en el mundo de la olivicultura, inaugurando su planta de producción de aceitunas de mesa. Desde entonces, el crecimiento de la empresa ha sido exponencial, marcado por la calidad de sus productos y su compromiso con la tradición. Con el tiempo, Hilal comenzó a exportar sus productos al mercado internacional, consolidándose como uno de los referentes en la industria olivícola argentina.

Preservando la tradición: En un mundo donde la industrialización y la tecnología son predominantes, Hilal ha mantenido firme su compromiso con los métodos tradicionales de producción. Desde la cosecha manual de cada aceituna, un proceso conocido como «ordeño», hasta la molienda en molinos de piedra, la empresa se ha esforzado por preservar la esencia y el sabor único de la aceituna Arauco, una variedad emblemática de la región.

Según José, uno de los responsables de producción de Hilal, «Nuestra filosofía se basa en respetar la tierra y las técnicas que han sido transmitidas de generación en generación. Es lo que nos ha permitido destacarnos en el mercado y mantener la excelencia en cada botella de nuestro aceite».

El legado del Olivo Cuatricentenario: Entre los tesoros más preciados de Aimogasta se encuentra el Olivo Cuatricentenario, un monumento vivo que ha desafiado al tiempo y se erige como testigo de la historia de la olivicultura en La Rioja. Según relatos históricos, este olivo fue salvado de la tala ordenada por el Rey Carlos III en el siglo XVIII, convirtiéndose en el padre de la olivicultura en la región. Hoy en día, el Olivo Cuatricentenario es un Monumento Histórico Nacional y un símbolo de la identidad de Aimogasta.

Una invitación a la experiencia: Hilal abre sus puertas a todos aquellos que deseen sumergirse en el fascinante mundo de la olivicultura riojana. Con visitas guiadas a sus instalaciones, los visitantes pueden recorrer los olivares, conocer el proceso de producción artesanal y degustar el sabor único de las aceitunas Arauco. Es una oportunidad para conectar con la historia, la tradición y la calidad que han hecho de Aimogasta un referente en la producción de aceite de oliva.

En un mundo donde la autenticidad es cada vez más valorada, Hilal se destaca como un faro de tradición y calidad en la olivicultura argentina. Su legado perdura a través de los siglos, invitando a todos a descubrir la magia de Aimogasta y su aceite de oliva de renombre mundial.

Compruebe también

Agenda de eventos turísticos del 16 al 23 de mayo

Agenda de eventos turísticos del 16 al 23 de mayo

Fin de semana de aniversarios, fiestas tradicionalistas y visitas guiadas en los municipios bonaerenses. ReCreo …

Entre Mitos y Aves: Descubriendo el Corazón de Ansenuza

Entre Mitos y Aves: Descubriendo el Corazón de Ansenuza

Fotografías: Bernardo Sabisky Desde el corazón de la provincia de Córdoba, he sido testigo de …

Dejanos tu comentario